domingo, 15 de agosto de 2010

Libro sobre Jabones

En La Coruña estamos de fiestas y entre otras actividades está la Feria del Libro antiguo y de ocasión;ayer paseando a la tarde por esta Feria en unos de los puestos me encontre con un libro titulado: Tratado Práctico de Jabonería y Perfumería. Manuel razonado del tocador. El autor es Alberto Larbalétrier que era profesor de la Escuela Práctica de Agricultura del Pais-De-Calais (así viene en el libro) y que esta traducido al español por F. Armada. Aunque en el libro no encuentro por ningun lado cuándo se escribió me da la impresión por la hojeada que estuve dando que es de finales del siglo XIX.

Es muy curioso, tiene muchas recetas de jabón con una serie de componentes que yo no sé si están siquiera ahora a la venta. Me llamo mucho la atención, entre otros, un apartado que se titula "Aplicación del Jabón al lavado de la ropa". Os lo voy a transcribir para que veais que cosas dice:

"El lavado, que es preciso no confundir con las operaciones muy análogas de blanqueo, y de desengrasamiento, consiste en quitar de la ropa blanca las impurezas accidentales, que la ensucian, y en devolverle su blancura primitiva.
Es más bien una operación doméstica, que una operación industrial; pero que no deja por eso de tener una grande importancia en la vida práctica. No obstante conviene observar, que el lavado cuando se aplica a los lavaderos, ó a la ropa de los hospitales, ó de grandes establecimientos, tales como colegios, escueltas, etc, toma entonces el carácter de una verdadera industrial.
Sea de esto lo que quiera, se pueden distinguir en esta práctica diferentes fases bastante distintas, así enumeradas por el Sr. Salvetas:
Apartado.- Operación que tiene por objeto distribuir la ropa, que se ha de lavar, en diferentes montones, según su grado de finura o de suciedad.
Baño ó primera inhibición en agua fría, a que se sujeta ordinariamente la ropa en las cubertas.
Acción de empapar ó lavado de la ropa, también en agua fría, para quitar la parte gruesa de la suciedad. Esta operación, hecha casi siempre de una manera brutal sobre tablas de madera, perjudica muchas veces a la ropa.
La colada, que consiste en hacer pasar a través de la ropa una disolución alcalina de soda o de potasa; las cenizas de leña sirven también para este uso. Esta disolución, debe estar casi en estado de ebullición para que su efecto sea completo. Es la operación capital del lavado.
El enjabonado, cuyo objeto es quitar completamente las manchas, que hayan podido resistir a las operaciones precedentes.
El enjuagado, complemento del enjabonado, para quitar el agua de jabón.
El escurrido, cuyo nombre indica bastante el objeto,
La acción de secar la ropa, que debe completar la evaporación del agua.
9º En fin, el doblado y planchado, al que se debe añadir la recomendación de los rasgones hechos a la ropa.
En la práctica doméstica la más ordinaria, la ropa blanca, empapada primero en agua fría, se coloca en un colador provisto de una tapa y de un agujeto en su parte inferior. Por encima de la ropa se extiende una tela fuerte, sobre la que se coloca una espesa capa de cenizas de madera tamizadas. Sobre estas cenizas se sirve agua hirviendo, que les roba la potasa, y se cuela a través de la ropa para salir por la abertura inferior. De allí se la vuelve a echar en la parte superior, después de haberla hecho hervir de nuevo, y esta operación se continúa durante muchas horas. la lejía de potasa, así conseguida a precio barato, arrastra poco a poco la mayor parte de las materias que ensucian la ropa. Se toma ensegida la ropa pieza por pieza y se la enjabona en agua caliente o fría, enjuagándola depués en agua corriente. Ordinariamente en este último lavado se mezcla al algua una pequeña cantidad de azul, que da a la ropa blanca un aspecto más agradable, sin aumentar por eso realmente la blancura".
Bueno después de leer esto demos gracias a quien tuvo la idea de inventar la lavadora, ¿os imaginais en el tiempo en el que nos tocó vivir lavar la ropa así? a mí me daría un patatus.

7 comentarios:

  1. En mi municipio, hay un pueblecito pequeño que todavía conserva un lavadero. Ya hay muy pocas mujeres que van a lavar allí, pero cuando las veo, no puedo ni imaginarme lo que tenía que ser hacer la colada. Yo de pensar en tener que mover una toalla de baño empapada en agua, una sábana enorme, bueno, no quiero ni imaginarmelo. Realmente, la lavadora es uno de los mejores inventos. Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los libros antiguos, este tiene que ser muy interesante y entretenido.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Realmente maravilloso el detalle y descripción de su uso!!! Un hallazgo curioso! Besos, Gloria.

    ResponderEliminar
  4. El libro debe ser una maravilla...ahora nos parecen increíbles cosa que antes eran habituales
    Ha sido muy interesante leer el "Tratado" sobre como lavar la ropa...todo un arte
    ¡Ahora seríamos incapaces de hacerlo!
    Que disfrutes leyéndolo ,para una experta en jabones como tú debe ser una gozada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Vaya que libro tan especial, la técnica del lavado y toda su filosofía es muy interesante. Que joya de libro.
    Ahora a rendirle culto a la lavadora!!!

    Besos
    Charo

    ResponderEliminar
  6. Genial!!

    Son super curiosos estos libros.

    Tengo yo uno que se llama algo así como "trucos de tocador para la dama" (o algo así, no me acuerdo) y viene cada cosa, que es alucinante.

    Para blanquearse los dientes, para colocarse bien el corsé, blanquearse la piel, en fin...es muy curioso, del mismo estilo que este!!

    Besicossss.

    ResponderEliminar
  7. Pues... Sí que se me haría cuesta arriba lavar la ropa como antaño.
    ¡Gracias, inventor de la lavadora!

    El autor del libro describe el lavar como un arte. Curioso.
    Buen hallazgo.
    Un besote.

    ResponderEliminar