miércoles, 25 de mayo de 2011

Flores de Bach

Hoy quiero hablaros de las flores de Bach.

Estoy segura de que todos o casi todos hemos oido hablar de estas flores, ¿pero de dónde proceden? ¿para que sirven?. Trataré de sacaros de dudas dentro de mis posibilidades. Las flores de Bach son un conjunto de 38 esencias naturales empleadas para tratar todo tipo de situaciones emocionales y afecciones psicológicas como el estrés, la ansiedad, la depresión, etc.

Estos remedios fueron elaborados por el Doctor Edward Bach con flores silvestres de los montes de Gales, cuyas propiedades terapéuticas descubrió entre 1926-1934.

Según el Dr. Bach las enfermedades físicas son fruto de alteraciones emocionales negativas. Al restaurar el equilibrio emocional, se supera la enfermedad, este método es conocido como terapia emocional. Este remedio se obtiene de dos maneras: por extracción al sol y por hervido.

Por extracción al sol: se recogen las flores, se colocan en un bol con agua de manantial y se ponen al sol durante horas. Luego se vierte el agua en botellas llenas de brandy hasta la mitad.
En el método del hervido se hierven las flores durante media hora en agua de manantil, luego se deja enfriar, se filtra y se vierte igualmente en botellas llenas de brandy.
Para tomar el remedio bastan 4 gotas sobre la lengua o bien con un vaso de agua.
Entre estos remedios están:
Beeh (haya) es para personas intolerantes, que critican sin comprender las limitaciones de los demás. Ayuda a ser más comprensivo y abierto.
Honeysuckle (madreselva), para personas que viven en un estado de melancolia y nostalgia permanente, pensando en el pasado y mostrando poco interés en el futuro.
Olive (olivo) para personas con agotamiento mental y fisico producido por el exceso de trabajo o a causa de un gran esfuerzo. El cansancio en muchas ocasiones hace perder la ilusión por cosas que antes resultaban agradables. Este remedio aporta energia y vitalidad.
Mimulus (mimosa) se emplea en casos de timidez. Es adecuada especialmente para personas vergonzosas, a las que todo lo nuevo les hace sentirse nerviosas y pudorosas. El remedio les insufla valor y serenidad.
Solo son una pequeña muestra de lo que la naturaleza puede hacer por nosotros, así que acordarse cuando veais una planta, una flor, un árbol, el poderio que tienen .
P.D. Tengo un angel que vela por mí constantemente y me pone a las personas adecuadas para echarme una mano, Gracias Angel y gracias Cari.

11 comentarios:

  1. Me encanta, cuánta información y qué bien, entonces hay 38 distintas??? Pues nada, cambia la foto si no te acaba gustando la que has puesto... hay que disfrutar del sentido de la vista ¿Verdad? Bss.... amiga... qué bien huele tu blog ;-)

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante entrada, algo había escuchado de estas flores, pero no sabía mucho al respecto, creo que un poco de esa esencia de mimosa me vendría muy bien.

    Una delicia pasar por aquí, besos.

    Aglaia.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente no había escuchado de éstas plantas en particular, gracias por la información!!

    ResponderEliminar
  4. Tampoco yo las conocía, pero el Dr Bach empleó gran parte de su vida a su aestudio y análisis y debió de probar sus propiedades sobre pacientes, entonces se usaban más los remedios naturales. Estoy convencida de que existe una conexión muy intima entre el estado anímico y la salud o enfermedad, muchas veces los médicos de hoy olvidan que además de dolencias orgánicas los pacientes sufren dolencias emocionales.
    Un entrada muy interesante, Ana, en estos momentos lo que mejor me iría es la oliva.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Había oído hablar de ellas pero sólo de nombre, no sabía a qué se referían. Gracias por la info, muy interesante!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante, he leído algo del tema y me parece fantástico curarnos a través de la flores, es como que si la naturaleza tuviera todo para que estar sanos y bien.
    Muy buen fin de semana,
    Titi

    ResponderEliminar
  7. Querida, que linda entrada.
    Debo decirte que yo nunca tomaba nada que no fuera químico, pero llegué al punto en que no me servía nada y me sentía muy mal.
    Le imploré al Señor me ayudara, ya que no podía con mi enfermedad... A los días fui a donde un médico que me dijo que no podía ayudarme y me remitió a otro especialista.
    Este especialista no tenía cita sino hasta dentro de un mes más... Yo ya no podía aguantar.
    Decidí ir al psicólogo y ese fue el primer angelito que puso Dios en mi camino. Esta persona me acogió con ternura y amor y luego me derivó al segundo angelito, mi actual terapéuta de flores de Bach!!!.
    Hoy estoy feliz de la vida, sana y sobre todo agradecida por las bendiciones y personas que el Señor pone en nuestro camino.
    Nada se mueve sin que sea su intención hacerlo.
    NO HAY QUE TEMERLE A SER FELIZ, SOLO HAY QUE DESEAR SERLO Y LAS FLORES DE BACH ME LLEVARON A ESO!!!.
    Felicitaciones por tu entrada, un abrazote.
    Piedad

    ResponderEliminar
  8. Siempre sentí curiosidad por las flores de Bach, la verdad es que me sorprendió su efecto cuando las probé... Tenemos a nuestro alrededor todo lo que necesitamos; aunque nos cueste darnos cuenta de ello!!

    Besos y feliz semana =)
    morethanchic.com

    ResponderEliminar
  9. Ana, me apereció otra entrada pero no está... tienes problemas con blogger otra vez?? Ya hablamos!! Bss...

    ResponderEliminar
  10. Hola Anita, que informacion tan interesante y util! desconocia del metodo de bash, francamente es tan importante estar preparada, te felicito!!!!eso es algo extra que le ofreses a tus clientes , conocimiento!!!! En cuanto a las emociones y las enfermedades , estoy inclinada a pensar que si tienen muchas alguna relacion, somos cuerpo, alma y espiritu tres materias juntas que se afectan todas cuando una de estas esta mal, estoy leyendo un libro sobre este tema y he leido algunos que conducen a observar esta realidad aunque no todas las enfermedades o condiciones , la gran vasta moyoria! gracias anit por tan int. onf. abrazos, Rose Marie

    ResponderEliminar
  11. Pues noo había oído hablar nunca de ellas, pero me han encantado las propiedades.
    Besitos, Ana, y feliz semana!

    ResponderEliminar