domingo, 5 de junio de 2011

El baño aromático

"Ella empieza por bañarse y derramar por todo el cuerpo suaves óleos de fragancia y ambrosíacos chubascos, los perfumados vientos se llevan la balsámica tormenta por el cielo, la tierra y todas las etéreas sendas" (Homero)
El baño siempre ha sido algo popular tanto en su versión de disfrute para el cuerpo como en su versión de higiene.
Ya los antiguos egipcios, especialmente el género femenino gozaban de este disfrute, así como los sirios, los romanos y los griegos todos ellos tomaban baños que se aromatizaban con aceites olorosos.
 Llama la atención que estas civilizaciones tan antiguas tuvieran esta costumbre de baños tan lujosos mientras que, practicamente hasta el siglo XIX, no se extendiese por toda Europa.


Os pongo unas notas de Daniel McKenzie que aparecen en un uno de mis libros de aceites esenciales:


"Nuestros abuelos solo se arriesgaban a darse un baño cuando los estimulaba, al parecer, un empujón. Nuestras abuelas, con su impecable ropa interior de blanco algodón o lino, tenían aún menos necesidad del baño. Además, a sus gazmoños y pudibundos ojos, la desnudez total que exige la inmersión completa habría equivalido aun estando a solas, a algo parecido a una gran indecencia. Antes de esta época o sea, hacia el siglo XVIII, las cosas estaban aún peor porque las damas de sociedad de entonces se pintaban la cara en vez de lavársela y mitigaban los efectos del infrecuente cambio de su ropa interior empapándose literalmente en almizcle y otros perfumes no menos seguros".
El baño aromático puede afectarnos de distintas maneras, primero el elegir las fragancias tenemos que elegir las que nos resulten agradables al olerlas pues entonces nuestro espíritu también estará acorde con esta elección. También afecta a la acción fisiológica de la esencial sobre el sistema nervioso y el resto del organismo.
Por ejemplo un baño tibio es relajante y sedante.
Un baño caliente es tonificante si es corto, pero si se alarga debilita.
A la hora de tomar un baño lo mejor es esparcir unas cuantas gotas del aceite esencial en el agua de la bañera justo antes de entrar en ella, y no es buena idea verterlos antes de que la bañera tenga el agua necesaria. Como ya os comenté en varias ocasiones hay que ser cautos con el uso de los aceites esenciales, pues los hay que son irritantes en contacto con la piel especialmente las personas que tengan la piel muy delicada (por ejem. la albahaca, la pimientas, la menta piperita), si no estamos seguros es mejor muy poquita cantidad que pasarnos, en principio de 3 a 5 gotas es suficiente.
En cuanto el aceite esté en el agua agitarla para que el aceite forme una película en la superficie, esta película oleosa nos envolverá la piel, tenderse hacia atrás y a disfrutar.
Otra forma de darse un baño es hacer una mezcla de aceite esencial con uno vegetal, esto esta especialmente indicado para personas con la piel seca, por ejemplo los aceites de almendra dulce y germen de trigo son muy adecuados para este fin; entre media y tres cucharaditas de aceite vegetal está bien. Se mezcla con el aceite esencial (recordar de 2-5 gotas) y se añade al agua de la misma forma que la anterior.
Al salir del baño y especialmente si tenemos la piel seca, es bueno bueno frotársela con un aceite perfumado sobre el cuerpo y dejarse secar, esto conserva la piel sana y flexible y deja una fragancia en el resto del día (y de esto doy fe)
Os dejo unas recetas para estos baños:
- Un baño refrescante, relajante: baño de limón: zumo de medio limón, 4 gotas de aceite esencial del limón y 1 gota de geranio.
- Un baño matinal tónico y vigorizante: 3 gotas de a. esencial de romero y 2 de a. esencial de enebro.
- Un baño estimulante y vigorizante: 1 gota de a. esencial de menta piperita y 4 gotas de bergamota.
- Y que tal un baño afrodisiaco: 1 gota de a. esencial de ylang-ylang, 4 de sándalo y 1 de jazmín (muy caro el jazmín así que es optativo)

8 comentarios:

  1. Me anoto ese baño estimulante y vigorizante para esta noche, me vendrá genial, mil gracias por compartir lo que sabes con nosotros.

    Que tengas un lindo domingo.

    ResponderEliminar
  2. Vaya!!! Me apetece darme un baño y eso que acabo de llegar y me he dado una duchita "templadita" pero qué ganas de darme un baño con aceite... me apetece el olor a coco, fíjate olor a coco... será que ya estoy necesitando que llegue el verano???
    Me ha encantado todo lo que has contado en esta entrada... ha sido muy productiva... sabes... mi madre y sus hermanas se bañaban en la tina con el camisón de baño, sí, era un camisón para bañarse... jamás se vieron desnudas!! Qué cosas!!
    Bss... y buen domingo!!

    ResponderEliminar
  3. Un baño relajante y refrescante eso es lo que necesito!!!

    Lindo post!!!

    Besos
    Charo

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu entrada, muy instructiva!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola...con el bochorno y el calor que hace hoy por Wonderland...me apetece un montón un bañito de estos...qué delicia!!!!
    Un besito!!!!

    ResponderEliminar
  6. No sé si ahora, en vez de ir a preparar la cena voy a ir a darme un baño... ;)

    Gracias por la instrucción y por las recetas!!

    Besos =)
    morethanchic.com

    ResponderEliminar
  7. Cuando leo cosas así añoro la bañera de casa de mi madre, la mía es bañera, pero no sirve para nada, es pequeñísima, el baño me lo tengo que dar sentada y con las piernas completamente dobladas, lo que tiene muy poquito de relajante.
    Qué gracias lo que has escrito de nuestros abuelos, ni te imaginas la lucha que ha llevado mi madre con los míos para que se dieran una ducha, jeje...
    Un montón de besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Querida , como siempre tus entradas son "triunfales" , pues nos brindas tanta inf. y ademas aprendemos y hasta la vision del baño puede resultar diferente a la perscepcion que pudieran tener las personas , para mi la hora del baño es un ritual, saludos , Rose Marie

    ResponderEliminar