sábado, 4 de junio de 2011

El Sauce

Hoy quería comentaros las propiedades fitoterapeuticas del sauce, pero antes quiero comentaros, para quien no lo sepa, lo que es la fitoterapia, palabra que parece que todos sabemos lo que significa, pero si nos la mandan definir la mayoría no tendríamos ni idea, al menos yo hasta que comencé el curso de Naturopatia que estoy haciendo. La fitoterapia es la ciencia que estudia la utilización de las plantas o sustancias vegetales en la prevención y tratamiento de las enfermedades. El ser humano desde la antiguedad, aprendió de forma intuitiva a buscar en la naturaleza el remedio de sus males, a base de éxitos y fracasos, de intoxicaciones y mejorías, el ser humano fue acumulando conocimientos acerca de la virtud de las plantas que le rodeaban y a base de experiencia aprendió a descubrir una farmacia natural que el propio ecosistema le brindaba. Esto es en términos generales, otro día os comentaré las corrientes que existen y alguna cosa más. Así que en este curso que estoy haciendo me ha llamado mucho la atención todas las propiedades del sauce. La corteza de las ramas se recoge en primavera y constituye la droga vegetal del sauce. Su principal componente activo es el ácido salicílico (¿verdad que os suena?) componente que se uso como modelo para crear el ácido acetilsalicilico, comúnmente conocido como aspirina. La corteza del sauce tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias, reduce el dolor y la inflamación, mitiga el dolor muscular y articular lo que resulta adecuado para dolencias como la gota, artritis y artrosis.
La corteza de sauce se ha usado contra la fiebre y el dolor de tiempos inmemorables. Hipócrates (medico griego) recetaba la corteza a sus pacientes para combatir los dolores. A partir de la Edad Media y hasta bien entrado el siglo XVIIII, su uso fue olvidado, hasta que hacia el año 1763 Edward Stone presento un informe en la Real Sociedad de Medicina inglesa referente a las propiedades terapéuticas de la corteza de sauce, por lo que de nuevo se retomo el interés.
Un remedio casero para combatir las agujetas con ayuda de sauce es el siguiente: tomar un baño de sal y complementarlo con un cocimiento de corteza de sauce. Para ello llenamos la bañera con agua templada, añadimos un puñado de bicarbonato y un kilo de sal marina. Al mismo tiempo preparamos el cocimiento de la corteza de sauce hirviéndola en agua 10 minutos. Mientras tomamos el baño entre 15-20 minutos dejamos reposar la corteza y justo al salir de la bañera nos bebemos una taza. Con este remedio ayudamos a relajar la musculatura y aliviar el dolor que nos producen las agujetas.
En el apartado de advertencias hay que señalar que tal como ocurre en algunas personas en las que con la aspirina pueden experimentar molestias, al tomar la corteza de sauce puede pasar lo mismo, por lo que no es recomendable para personas que sufran úlceras o gastritis y tampoco se usa con los niños ya que en este caso, como con la aspirina pueden causarles el síndrome de Reye (bueno esto lo sabemos las que tuvimos o tenemos niños, nunca las damos aspirina para bajar la fiebre).

7 comentarios:

  1. Que chévere que toques estos temas, definitivamente estamos rodeados de vegetales que nos proveen de muchas cosas y no lo sabemos o lo queremos obviar.
    Abrazos,
    Piedad

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu explicación, porque te diré que no lo tenía así de claro, las nociones las tenemos muchos, pero nos has dado una clase magistral.

    En mi familia se confía mucho en las plantas para curar diferentes dolencias, y la verdad que dan muy buenos resultados.

    No conocía las propiedades del sauce, gracias por compartir lo que sabes.

    Besos, feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. Que hubiese sido de los males en otras épocas sin el poder curativo de las plantas, ni que decir tiene que desconocia el poder anti inflmatio y anlagésico del sauce.
    LA foto es preciosa
    Estás aprendiendo mucho Ana :D
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Querida Ana María
    Ese jabón mediterraneo debe ser una delicia ...naranja y lavanda...imagino su olor
    Gracias por transmitir tus conocimientos, nunca supe tanto de jabones,fisioterapia y aceites esenciales como ahora.
    El sauce es un árbol que siempre me transmite serenidad y a la vez tiene a su alrededor un halo de misterio.Me vuelvo encantada después de este rato contigo
    Mil Besos

    ResponderEliminar
  5. Ana, mi blog ha empezado a dar problemas, no actializa en el blogroll mis nuevas entradas, no te pierdas tu estreno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Que buenas propiedades las del sauce; en las costas del delta del río Paraná, donde vivo, es el àrbol más común. Tambien se ve, en sus otras variedades, el Sauce llorón y el Sauce eléctrico(imaginate como son sus ramítas, jajajaja)
    Voy a aprovecharlas!!!!

    ResponderEliminar
  7. Ana MAría... esta entrada no la había visto!!! Se me ha debido escapar!! Con lo interesante que es!! Claro, claro que el ecosistema es la farmacia natural y la artificial también... quiero decir que todos los fármacos son preparados a base o bien de minerales o bien de vegetales y espero que no muchos animales!! aunque últimamente estamos locos!!!
    Y dices que las agujetas de mi gimnasio se me pueden calmar con corteza de sauce... pues ya estoy rascando el de mi vecina que lo tiene enorme!!! je , je...
    Bss... querida amiga!!

    ResponderEliminar