jueves, 6 de septiembre de 2012

El poder de los Aceites Esenciales

Ya vuelvo, creo que ya está bien de tanta vagueza, (no sé si se dice así o se dice vaguedad)  pues así me he sentido ultimamente: muy vaga.

En varias ocasiones he escrito acerca de los aceites esenciales. Hoy quiero hacerlo desde un punto de vista muy práctico pues lo he experimentado en mis propias carnes y nunca mejor dicho.

Durante el mes de agosto como estoy de vacaciones ejerzo de ama de casa a tiempo completo y esto incluye hacer la comida; el año pasado ejerciendo mis labores al hacer un filete me salto aceite en la cara interior del brazo cerca de la muñeca, el caso es que me quemé bastante; enseguida me acordé del aceite esencial de lavandin, me mojé el brazo y a continuación me di con el aceite, para empezar apenas note el quemazón que se sufre el quemarse y posteriormente la herida se fue curando, a día de hoy apenas tengo un recuerdo que tal vez lo hubiese resuelto si hubiese usado el aceite de rosa mosqueta.





Otro caso: esta noche me han hecho la vida imposible los jo...robados mosquitos se han puesto verdes conmigo, tanto fue así que me tuve que levantar a las 3 de la mañana mojar el brazo en agua fría para calmar la piel pues me la dejaron bien bonita. Me frote el brazo con aceite esencial de lavanda y enseguida me calmó la piel y me dejó de picar fue realmente milagroso.

En fin son dos ejemplos que he podido experimentar en mi propia piel.


Junto con el aceite esencial de árbol de té, os recomiendo que lo tengáis siempre en casa, no hace falta que compreis 1 litro, con 15-30 ml es suficiente para uso casero; eso si que sea de calidad

5 comentarios:

  1. Querida Ana María
    Aùn no he usado el aceite esencial que me enviaste pero pienso hacerlo,por cierto el bálsamo de labios es extraordinario y tus jabones aún están inundando mi baño con su aroma
    Un Beso

    ResponderEliminar
  2. Este aceite es realmente milagroso,yo siempre tengo en casa...sobretodo en verano para las picaduras de mosquitos va genial!!!
    saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante lo que cuentas, Ana, recuerdo que mi abuela paterna tenía siempre aceites como estos a mano, y era muy dada a utilizarlos; recuerdo también su olor y que me salvaron de varias... Es un tema muy interesante, lástima que se sepa tan poco, pero con lo que nos cuentas nos informas un montón, gracias por eso.

    Un besote, y de vaga nada, que seguro has estado preparando muchos nuevos proyectos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta el tema de los aceites, el de rosa mosqueta ayuda a cicatrizar y es muy calmante, aún son muy desconocidos por lo que agradezco que vayas tratando sobre ellos.

    Vagear va muy bien de vez en cuando, queda un largo años por delante :D
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Qué buen consejo amiga, y es que la lavanda además en planta ahuyenta a los mosquitos... y a toda clase de insectos. Ainss mi galleguiña lo que sabe... Bss

    ResponderEliminar